Facebook

Maurizio Cucchi traducido al español

Schermata 2015-05-29 alle 08.38.30

Malaspina, de Maurizio Cucchi, es un viaje sorprendente en la porosidad de la materia, a la manera de Lidenbrock en Viaje al centro de la tierra, y es una incursión en las quebradas barrosas de la memoria, que no excluye la voluntad de quedar con los pies sobre la superficie del presente, donde lo que somos se posa sobre los sedimentos de lo que fuimos y nos contiene.

En la tensión hacia la desnuda espontaneidad de la expresión, la lengua poética de Cucchi se desviste de todo lo no esencial, se vuelve luminosa y clara, en coherencia con el intento de “Expresar los humores / también los humores fuertes sin disfrazarlos. / Sin simulaciones”. Superando “la ansiedad inútil de la definición”, el poeta describe el mundo dejando que sean las cosas a mostrarse y a pronunciarse, sin pretensión de nominarlo todo, ni de explicar y catalogar, echándose a lado, librándose de cada máscara autoral, en la complacencia de expresarse “en primera persona / de modo directo y libre / como por fin aprendí”.

A la espontaneidad de la escritura corresponde una abertura sin filtros en la mirada, lista a acoger cada cosa “en la plenitud física de su naturaleza / como lenta conquista frugal”, no como una debida adquisición, sino como un regalo real largamente esperado. En esta, su abertura al real, el poeta busca una identidad con las cosas que le permita reconocerse en ellas: “Cada detalle es objeto, es espejo, / espejo de nosotros, del nuestro / ser, de nuestro tránsito desconocido, / alegre esfuerzo o lamento”. Hay en este poemario una tensión lacerante entre la voluntad de adherir al presente una materialidad de los objetos que la mirada logra tocar, abrazar y materializar sobre la página; es decir, entre el deseo ardiente de existir plenamente en el instante y la necesidad de remontarnos a las raíces, intensamente fijadas en la tierra, como en un viaje catártico que a través del hundimiento ―no en sí mismo, sino en el exterior― le permita al poeta remontar la superficie, liberada de las escorias y de los detritos del pasado, para volver a un “presente suspendido, la luz, / este bloque de tierra apretado”, a un presente en que el pasado se completa y no se pierde, pero que viene de algún modo neutralizado, escondido por los sedimentos de experiencia que se estratifican. continua

 

No widget added yet.

geo_public:
0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us

Get the latest posts delivered to your mailbox:

%d bloggers like this: